Feeds:
Entrades
Comentaris

Posts Tagged ‘extrema derecha’

No vamos aquí a repetir lo importante de las elecciones europeas, ni lo muchos que nos jugamos los ciudadanos europeos en ellas. Ni haremos sesudos análisis sobre si éstas seran la tumba o la consagración de Mariano Rajoy. Ni de si los cambios de gobierno han sido buenos, malos o regulares de cara a hacer a López-Aguilar ganador de la contienda. Al contrario, intentaremos, desde nuestra atrevida ignorancia analizar las europeas en un nivel micro, poniendo la lupa en aquellas llagas políticas que se acaban de abrir o que no han supuerado como debieran.


Estaran todos, o casi.  Todos, o casi, han conseguido los 50 avalistas a pesar de que la presencia de la extrema derecha y la derecha extrema no da para tanto partido. Al igual que otros han recurrido a los concejales del PP, del PSOE y de IU. O al menos esos aseguran los de Alternativa ESpañola.  Sólo faltan los de la Falange Independiente (si todavía existen), los sixtinos, los de España 2000 y los neonazis para tener al completo la extrema derecha españolista.

 

No analizamos aquí los xenófobos del Estado del Bienestar sólo para autóctonos sin mayores afiliaciones nacionalistas, ni la extrema derecha separatista.

 

Es el mejor momento para demostrar quien está más rato cara al sol. O el que las tien más grandes… las flechas. La circunscripción es única y todas las candidaturas compiten en las mismas condiciones. A diferencia de las legislativas. Es la ocación de oro para ver quien lidera o debería liderar  la extrema derecha y la derecha extrema.

Parten con ventaja los herederos espirituales de Blas Piñar, Alternativa ESpañola. No solo porque parecen tener una mejor infraestructura de partido s¡no porque cuentan con la colaboración de los tories.  Los conservadores británicos piden el voto para AES en tanto que partido conservador (conservador?), contrario al tratado de Lisboa y no corrupto. A buen entendedor… 

Democracia Nacional es el siguiente en implantación y organización. Más centrado en la xenofobia que el anterior no olvida ni el nacionalismo español, ni criticar el aborto.  Manuel Candela vale pa tó, para las legislativas como para las europeas.

Por fin podremos tener el gran combate entre falangistas: lo francofalangistas de la Falange Española  y de las JONS, los progefalangistas de la Falange Autentica y los de Falange Española ahora Frente Nacional.

Un dato nuevo, a los nacionalrevolucionarios del Movimiento Social Republicano  les apoya los desertores de Anglada. El Partit per Catalunya. Una curiosa colaboración para los que se declaran centristas.

Que gane el mejor!  o el menos malo

Read Full Post »

Antes que nada, me gustaría puntualizar que el carácter de Rosa Díez, sus gustos literarios,  su historia política y su marca de ropa interior me importan un bledo, HOYGAN!! ! UpyD es alg o más que un juicio a la vida y milagros de la leona de Sodupe. La cual, recordémoslo, es política y no catedrática de Ética de una universidad pontificia.

Una de las críticas más comunes que recibe UPyD es el fuerte personalismo de su lider Rosa Díez. Es cierto que gran parte de los partidos de extrema derecha se basan en un liderazgo fuerte y carismático como Le Pen, Hayder o el difunto Pym Fortuyn, frecuentemente salidos de una nebulosa extremist extraparlamentaria. El culto al líder, pero, tambien se da en los partidos tradicionales. Y si no que se lo pregunte a quienes lloraron el día que Felipe González se retiró, o a la señora que alabó los atributos sexuales de Aznar. Pero no es menos cierto que el origen de algunos partido está en la escisión de otro partido dirigida por una famosa personalidad del mismo. Chevenement en Francia se salió del PSF para fundar el MRC, Lafontaine dejó el SPD para fundar el WASG.

Otras escisiones en el PP y en el PSOE no han tenido tanto éxito, quizá porqué sus lideres no tenían tanto tirón mediático como RD. Así, RD ha tenido la suerte de encontrar una plataforma, Basta Ya, dirigida por Savater, Gorriarán, etc,  donde desarrollar su política y estos han encontrado un líder mediático del que carecían. Es normal los votantes de UPyD le esten agradecidos. Hasta extremos risisbles si se quiere.

Y mirando la experiencia ciudadana, es normal que aplacen la democracia interna hasta estar má asentados. 

UPyD es un partido marcadamente nacionalista. Es su más clara seña de identidad. Recuperar competencias para el estado, especialmente educación y sanidad, oponerse a los nuevos estatutos o al dialogo con ET son ítems que comparte con la extrema derecha, es cierto, pero también con Unificación Comunista de España y nadie piensa que UPyD sea un partido maoista. Si nos imaginamos la ideología política como un cuadrado cuarteado por dos ejes izquierda/derecha y separatismo/unionismo, UpyD estaría más a la izquierda que el PP, pero más “abajo” que este, coincidiendo en la alineación unionista con los partidos de extrema derecha. Los partidos nacionalistas españoles, claro. No con los nacionalistas subestatales o los nonacionalistas de extrema derecha. 

UpyD no hace de la crítica a la inmigración banderín de enganche de su partido, al modo como de la xenofobia crea su  idea-fuerza  la mayor parte de las formaciones de extrema derecha y derecha extrema. Dicho esto, algunos destellos islamófobos sí que se dan en la formación magenta. En el discurso de investidura, Rosa Díez , a cuento de la laicidad del Estado, criticaba nosequeayudas a los grupos islámicos en los comedores escolares. Otras veces se critica al gobierno a cuenta del reparto de las pensiones de viudedad en matrimonios polígamos de países islámicos. La ostentación de banderas danesas por parte de simpatizantes upederos en los foros propios, así como la islamofóbia de algunos ideólogos próximos al partido no deja de ser inquietante. 

UPyD hace bandera del laicismo, así como de la defensa de los derechos civiles de las minorías sexuales (las minorías lingüísticas y ètnicas que se jodan). En este aspecto se diferencia de la mayor parte de la ED y DE de Estepaís. Si bien es cierto que parte de ella no es confesional (DN, España2000) y otras como el Front National francés son más bien laicistas, ningun partido extremista de derechas, ninguno, se ha manifestado a favor de los derechos de los homosexuales. Y eso que Pym Fortuny era del gremio y dicen que Haider acudía, con permiso de su mujer, a clubs de parecido ambiente al famoso Ostra Azul.

Tampoco los chicos magenta se caracterizan por hacer demasiado énfasis en la seguridad ciudadana, un aspecto que la mayor parte del extremismo derechoso tiene subrayado en su decálogo, relacionandolo la mayor parte de las veces con la inmigración.

Más preocupante en UPyD es su antiizquierdismo visceral, el cual es, a veces, pastado al antiizquierdismo conservador. Hasta cierto punto es normal que quieran distinguirse del PSOE, o que se posicionen como una izquierda jacobina y antisesentayochista. Pero en muchos casos un exceso de crítica (de dirigentes y simpatizantes) a los “progres”, al ley de la Memoria Histórica, al pasado maoísta de Montilla (y no de Losantos, p. ej.) no tienen nada que envidiar a los sitios web y foros de la carcundia patria

Respecto a la cantinela del regeneracionsimo tan solo señalar que es la misma canción de todo partido  que irrumpe en el panorama político. Con letras diferentes ya la han tocado C’s, ERC, CDS y otros tantos. La transversalidad es, más que una tercera vía populista, una indefinición táctica para pillar cacho a diestro y siniestro. Más inquietante es cierta crítica sistemática a “los políticos” que les asemeja a lo más extremo de la brunete mediática.  Sobre este tema

Económicamente no me atrevería a clasificar al partido magenta. Así como C’s es un partido de centro izquierda, no he podido profundizar en las propuestas económicas de UpyD. Supongo que Ignacio Sánchez Cuenca, el experto en el tema, lo definiría como Keynesianismo pirrónico, o quizás, hayekismo transversal. A saber. De momento, el único diputado en las Cortes, permanece en la oposición, así que es pronto para analizar la política de alianzas. Si más no aspiran, confesadamente, a hacer el papel de bisagra entre los dos partidos e influir en ambos. Pues bien, no se conoce  ningún partido de extrema derecha que tenga ese perfil. Solo los “liberales” austríacos (antes de Haider) han pactado alguna vez con los socialdemócratas. 

 En definitiva son más radicales de derecha que no una derecha radical, al estilo de Haider, Le Pen o Anglada. … Al menos de momento!

Read Full Post »